Fabio Valentini: un joven con política inteligente

El economista egresado de la Universidad Católica Andrés Bello es optimista con la situación del país. Su sueño es una Venezuela con ciudades inteligentes

Fabio Valentini es economista egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. Estudió gobernanza en Europa y, teniendo la oportunidad de quedarse en el exterior como lo han hecho tantos jóvenes, decidió regresar a Venezuela para continuar haciendo política en su partido -Vente Venezuela- en el que ejerce como coordinador de Vente Mundo.

Fabio resaltó que volvió al país porque considera que debe devolverle su formación. Para él, los ciudadanos tienen un rol en la sociedad que va más allá de ejercer el voto cada cuatro años.  “Volví porque por el hecho de ser ciudadano, la nación termina invirtiendo en uno y creo que debe haber un retorno ciudadano con el país. Eso puede ser desde ser un buen ciudadano hasta agregarle un valor como lo es a rescatar y construir a Venezuela sin cometer los errores del pasado. Donde hay mayor crisis, nacen grandes oportunidades y por eso retorné a Venezuela”, dice.

Es optimista con la situación del país, considera que aún es posible conquistar la libertad y que por más lejos que se vea luz «hay una oportunidad de convertir a Venezuela en un país de primer mundo».  Por eso, su mensaje a los jóvenes es claro: deben preparase para escribir la nueva historia.

“A los jóvenes dentro o fuera del país les digo que deben plantearse las cosas desde ya. Tenemos la oportunidad de escribir la nueva historia de Venezuela y reconstruir al país. Hay un conocimiento único para cambiar lo que se ha hecho mal porque el joven lo que busca es un lugar donde pueda progresar. El adulto por lo que ya vivió no tiene la motivación por lo que pueda venir y eso sí lo tenemos los jóvenes; esa chispa hay que aprovecharla. Y finalmente, decirles que tenemos que involucrarnos y no es que se inscriban en un partido, es que entiendan que la política está ahí y te afecta”, asegura.

— ¿Cree que las ideas de libertad se puedan ejercer en Venezuela?

— Margaret Thatcher decía que cuando uno es libre, siempre elige la libertad. Parte de nuestros errores en el pasado fue ver a Venezuela como una nación para hacer dinero y no interesarte en la política. El incentivo fue a rechazar a la política y eso es una forma de cercenar una libertad. Eso se combate involucrándose más.

Si tu crees en que las cosas se deben hacer bien, indudablemente en la práctica tendrás que ejercer las ideas de libertad. Y Allí es en donde nace la política inteligente porque es la manera en la que entendemos que las cosas se deben hacer bien.

Ha recorrido varios países aprendiendo sobre la política inteligente ¿Cómo ve el ejercicio de la gobernabilidad en un país diferente?

— La única manera de tener gobernabilidad es teniendo un Estado de Derecho que defina muy claro cuáles son las reglas del juego y las ejerza. Y esas reglas, en donde hay que afianzarlas -justamente- es en el sector público y comenzando por los políticos. Esa es la única manera de generar incentivos en los ciudadanos de respetar esas normas.

Las ciudades inteligentes van más allá de grandes tecnologías. Lo que hace inteligente a una ciudad, es que integra la capacidad de todos sus ciudadanos y todos entienden cuál es su rol y eso va desde el político hasta los empresarios, trabajadores y amas de casa. A partir de que cada uno entiende su rol en la sociedad se integran en una comunidad para dar respuesta a las necesidades.

¿Considera que hay que romper con prácticas políticas del pasado y cómo se logra?

— Entendiendo las diferencias y que puede que no comparta todas sus acciones, creo que Nayib Bukele -presidente de Guatemala- es una demostración de que los políticos pueden hablar con la verdad. Él entiende que es un político que está contratado por un periodo de 4 años y que debe responder con sus tareas y que si no lo logra se debe ir.

En la actualidad, no hay manera de hacer política de espalda a los ciudadanos. Te pongo un ejemplo, en el caso venezolano. Decían que no estaban dialogando y luego en Twitter aparecen fotos de las reuniones. Eso demuestra que se acabó aquello de que los ciudadanos no tienen acceso a la información y eso es lo que nos ha regalado la globalización.

Por ello, ante un ciudadano informado tenemos a una persona que no se va a calar las mentiras. Es preferible decir una verdad dura que una mentira que luego traiga peores consecuencias.

Y esto también lo vemos con la pandemia que la gente se da cuenta que las cifras no cuadran y eso se da porque las personas tienen la capacidad de cuestionar. Por eso, los políticos debemos adaptarnos a la globalización y actuar como un ciudadano más que está contratado por un periodo.

¿Qué debe entonces cambiar en Venezuela para lograr tener ciudades inteligentes?

 — Lo primero es tener una plataforma de Internet de calidad y que llegue a las grandes ciudades del país. Lo segundo es una ley de competencia nacional de transparencia y rendición de cuentas y que las datas sean abiertas para que los ciudadanos pueden realizar contraloría. Y lo tercero es formar a los venezolanos como ciudadanos que sepan cuáles son sus deberes. En Venezuela nos hemos enfocado en el derecho y a veces se cree que el Estado es el que debe proveer, pero no se habla del deber.

Ese deber es el que nos demostrará que nuestros derechos terminan donde comienzan los de la otra persona. Porque la irresponsabilidad individual, pone en riesgo la libertad del otro. Este tipo de cosas que parecen mínimas son las que nos permiten convivir en una comunidad y construir una ciudad inteligente.

Supongamos que se logró el cese de la usurpación ¿Cómo sueña a San Antonio de los Altos que es en donde ejerces la política?

— Yo no veo solo a San Antonio, soy más ambicioso, yo creo en un municipio inteligente. La gente cree que San Antonio es solo la Avenida Perimetral y la realidad es que hay muchos sectores en los que la gente tiene que caminar hasta tres horas para llegar a San Antonio y viajar a Caracas o Los Teques.

Mi sueño es que la gente siga viviendo en esos sectores, pero con colegios, farmacias y todos los servicios mucho más cerca. Es soñar un municipio que deje atrás esa visión tradicional de que hay que depender de Caracas por lo cerca sino tener identidad y desarrollo con calidad de vida. Además, que sea un municipio competitivo.

También considero que se puede convertir en la cuna de la tecnología en Venezuela porque tiene todos los atributos para serlo.

Mensaje al gobierno interino 

— Si pudiera conversar con Juan Guaidó ¿Qué recomendación le daría?

— Esta misma pregunta me la hizo Jaime Baily en septiembre del año pasado. Mi respuesta se mantiene y es que tiene que alejarse de quienes han traicionado al país y que han demostrado que no hay un interés real para salir del régimen. Él sabe muy bien quiénes son y sabe que si no actúa habrá que buscar a otra persona porque el fin es liberar a Venezuela.

También le diría que debe cerrar filas con Donald Trump y apoyarlo como el genuino aliado con la libertad. Y no entiendo como hay gente en el interinato haciendo campaña en contra de Donald Trump que es el segundo presidente -el primero fue Ronald Reagan- en declarar al socialismo como su enemigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s