Leather Heart: un emprendimiento que apuesta a la educación y la sociedad

 La confección de peluches con residuos textiles ha generado cambios positivos en distintas comunidades de Venezuela

XIMENA BELLO | @XIBELLOD

Leather Heart es un emprendimiento fundado en enero del 2018 por Mariángel Molina y Andrés Solórzano, dos jóvenes venezolanos que vieron en los residuos textiles una oportunidad de impactar positivamente. Fue gracias a Closettine, su antigua marca de venta de ropa de segunda mano,  que nació el componente social que cambió sus vidas y la de muchos otros.

Impulsando el proyecto, ambos decidieron convertir las mermas de Closettine en juguetes de peluches para llevarlos a comunidades vulnerables de Venezuela. Esto entendiendo que el juego es parte fundamental del desarrollo integral de los niños.

A finales del 2017, Mariángel y Andrés postularon su emprendimiento al programa YLAI (Young Leaders of America Initiative), el cual  busca capacitar a emprendedores para fortalecer sus ideas y contribuir en el desarrollo económico y social de sus comunidades.

Pero no se imaginaban la receptividad. Al presentar a Ela, el prototipo de un caballo de peluche, comenzaron a recibir comentarios positivos acerca del valor de lo hecho a mano y del aporte del juego a la educación y la sociedad. Es allí cuando decidieron detener las operaciones de Closettine y darle vida completa a Leather Heart.

“En ese momento, las primeras guías se llamaban corazón de cuero. Los peluches, desde su concepción, tienen un corazón de cuero que los caracteriza para dar el mensaje de que a pesar de estar trabajando con residuo textil es un producto de calidad, que es suave y resistente al paso del tiempo”, explicó Chel Oliveros, director de Operaciones de Leather Heart.

Foto: @Leatherheart

Creando oportunidades

Leather Heart es una marca que le ha brindado oportunidad de empleo a mujeres en condiciones precarias. Cada una con una historia diferente, pero con cualidades y habilidades que les han permitido crecer y desarrollarse dentro de sus comunidades.

Ellas son las responsables de elaborar cada uno de los Leather Hearts. Con sus núcleos en Guarenas y Los Valles del Tuy, les ofrecen la capacitación necesaria en temas de costura y confección, permitiéndoles así ser el sostén de sus hogares sin descuidar a sus familias.

 “Son parte de las mujeres que más nos identifican y que nos impulsan a seguir adelante, su compromiso, su alegría, su entusiasmo y sus buenas ideas. Gran parte de nuestro crecimiento se debe al compromiso que ellas han tenido con nosotros y eso es algo que agradecemos muchísimo a la vida,  habernos juntado”, dijo Oliveros.

 “Nosotros no tenemos un taller de confección, ellas trabajan desde sus casas sin descuidar a sus familias y eso es lo que más valor les genera a ellas. Que pueden estar atendiendo sus hogares, sus tareas diarias y generar ingresos. Eso, sin duda, ha sido un gran ganar para todos”.

Agregó.

Pero querían generar más propósito. Es así como el equipo decidió que con la compra de un peluche, donaban otro. Luego, hicieron alianza con Alimenta la Solidaridad donde con la compra del producto donaban también platos de comida.

Venezuela como inspiración

Ela, Pepe y Pacho son la identidad de la marca, los compañeros de aventuras que crearon para regalarle sonrisas y alegrías a los más pequeños. Pero esto no era suficiente, pensando en cómo seguir siendo útiles y contribuir un poco más, se unieron al grupo Pinchi y Carey. 

Para este último tomaron a Venezuela como inspiración, pues su objetivo era poder aportar más a los ecosistemas venezolanos.

 “Pensamos en un personaje marino, uno muy venezolano, muy nuestro que es la tortuga de las costas, la tortuga de Los Roques. Nos inspiramos en Venezuela, en cómo podemos ser útiles dentro del entorno en el que nos desenvolvemos actualmente. Poco a poco iremos creciendo en otros ambientes”.

Foto: @Leatherheart

  Si tuviesen que definir a Leather Heart en tres palabras ¿Cuáles serían?

— No es sencillo. Pero yo diría conciencia, pasión y alegría. Son las tres palabras que a mí, Chel Oliveros, se me vienen a la mente.

— ¿A cuántas comunidades apoya Leather Heart?

—  Nuestra comunidad de enfoque directo son nuestros grupos de costureras en Guarenas y Los Valles del Tuy. También estamos trabajando de la mano, en Petare, en un colegio donde se está construyendo un huerto en alianza con Jardines Ecológicos Topotepuy para que los estudiantes de ese colegio sean quienes lo cuiden. Ellos van a recibir la formación adecuada para hacer el desarrollo del huerto y  que  así sea sostenible en el tiempo.

Tenemos la alianza con Alimenta la Solidaridad, que es uno de los proyectos de alimentación infantil más importantes de Venezuela. Tienen hasta ahora una cantidad importante de comedores que está por encima de los 80 en el territorio nacional.

Hemos realizado también 27 experiencias Leather Heart que se traducen en más de 1500 peluches donados, eso lo hemos realizado todo en distintos lugares y comunidades. Entendemos que esos más de 1500 niños tienen un nuevo compañero de aventuras y esperamos poder seguir contribuyendo con eso a la educación y al desarrollo  infantil de Venezuela.

— ¿Consideran que el desarrollo sostenible se ha acentuado en Venezuela en los últimos tiempos?

— La respuesta contundente es sí.  Creo que la crisis también aceleró un poco esto, pero es algo que iba a pasar de todas maneras y esperamos que siga en crecimiento para poder construir, lo más pronto posible, el país que tanto deseamos.

— ¿Ha sido la pandemia una limitante para seguir impactando positivamente?

—  La pandemia más que una limitante ha sido un desafío. Uno a la creatividad, a nuestra capacidad de adaptarnos, pero limitante ninguna. En realidad, nos ha hecho descubrir más ámbitos en los  que podemos ser útiles. Entonces, creo que después de esta pandemia saldremos fortalecidos en nuestro propósito y en nuestro accionar. Ha sido algo que nos ha potenciado más como personas.

— ¿Cuál es el mensaje de Leather Heart para el mundo?

—  Nos hemos dado cuenta durante la pandemia que si los productos de las marcas no son extremadamente necesarios o extraordinarios, realmente no son tan atractivos para las personas. Entonces, estamos queriendo ser útiles para el mundo y extraordinarios al mismo tiempo. Nuestro mensaje es totalmente esperanzador, que lo que estamos aprendiendo ahora nos va a servir para el futuro cercano, para ser mejores. Y que el mundo que estamos construyendo es mucho mejor que el que tenemos ahora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s