Ale Otero, una periodista a la que el humor le robó el corazón

La humorista venezolana no se quiere ir de Venezuela, aunque es difícil que su papá en el exilio no conozca a sus hijos. Asegura que el humor es necesario para la sociedad.  ‘’Cuando vivimos en países en los que se sufre, la risa es necesaria. Yo creo que los venezolanos nacemos con el humor en nuestro ADN‘’

WILLIAMS PERDOMO | @WPERDOMOD

Es periodista y su familia es dueña del periódico más importante de Venezuela. Sin embargo, Alejandra Otero decidió dedicarse al humor en un país que, a pesar de la crisis que padece, es considerado uno de los más felices del mundo. 

Tiene claro que está haciendo lo que le apasiona y no tiene dudas en que seguiría siendo humorista en Venezuela o en cualquier otro país. Aunque, la palabra emigrar aún no es considerada por su familia.    

“Decidí hacer humor porque me gusta y lo haría en Venezuela o en cualquier parte del mundo. Yo quiero seguir viviendo en Venezuela y soy feliz haciendo humor acá. Si me toca vivir en otro país, quisiera vivir también allí del humor. Siento que es algo que me llena y que de una u otra forma estoy aportando a mi país”, dice. 

— Trabajó un tiempo como periodista en el periódico de su familia ¿Nunca pensó en dirigir El Nacional tras el exilio de su padre?

— El periodismo era mi carrera y la amaba. Probablemente si siguiera en el periodismo me hubiese encargado del periódico. Pero es una carrera muy demandante y cuando decidí hacer humor tuve que decidir. Y encontré mi camino en el humor, me hizo feliz 

—  Su papá está en el exilio ¿No ha pensado emigrar usted también?

— No he pensado en emigrar. Una vez me fui por cuatro años a estudiar y fue la mejor experiencia, lo volvería a hacer aunque no ahorita. Volví a Venezuela con la idea de no irme. Yo soy feliz acá y todos los días trato de conectarme con cosas positivas. 

Además estoy casada con el argentino más venezolano que existe y eso también hace que nuestros proyectos estén acá. Por ahora, no hay planes de irnos. Es difícil porque tengo muchos años sin ver a mi papá, ni siquiera conoce a mi hija Paulina. Pero esa es la parte dura y las consecuencias de vivir en un país como este. Pero uno tiene que tratar de ser feliz en donde quiera que esté. Yo soy feliz en Venezuela y entiendo a los que han decidido irse. pero mientras sea feliz aquí no me voy a ir.     

— ¿Cuál considera que es el rol que tiene el humor en la sociedad para usted?

—  El humor es fundamental para cualquier sociedad y más como la de Venezuela que ha vivido tantas crisis. El humor tiene muchas funciones. Por un lado une a la gente y logras comunicar que por otras vías es complicado. Además es sano reír y cuando vivimos en países en los que se sufre, la risa es necesaria. Yo creo que los venezolanos nacemos con el humor en nuestro ADN.

—  ¿Qué tan difícil fue iniciar en un mundo como el del humor y cómo se logra tener éxito a largo plazo? 

— El mundo del humor no es fácil para nadie. Tuve la suerte de que desde que comencé me fue bien, claro he trabajado mucho en eso. Y también es difícil mantenerse, pero, como en todo, si trabajas de manera constante siempre se puede lograr. El tema es que quizá en mi caso, siendo mujer y con humor blanco, me ha costado un poquito más porque a veces el público quiere otra cosa. Pero esa es la clave, mantener tu estilo. Esa es la manera para que te vaya bien en esto. Y bueno ese es mi estilo y con trabajo y manteniéndolo en el tiempo, lo he logrado. 

— Imita a muchos políticos, como María Corina Machado ¿Nunca le ha interesado iniciar en la política?

—  No. A ver, a mi me interesó mucho la política cuando estaba en la universidad. Más adelante hice periodismo político y desde ese punto de vista siempre me gustó la política. Pero dedicarme a eso, no. Me gusta más el tema social. Me gusta más estar de otro lado, de comunicarlo de otra forma. 

—  ¿Cuál es el mensaje para los jóvenes que tienen el sueño de ser humoristas en estos momentos tan difíciles? 

 — Lo primero es que se formen, en lo que sea que hagan. Por ejemplo, tenemos la escuela del humor que es ideal para formarse. Si quieren ser buenos en esto, es un trabajo y así hay que asumirlo. Por más que se estén divirtiendo y que parezca informal, hay mucho trabajo detrás. Lo bueno es que ahorita hay muchas herramientas para hacer tu camino sin necesidad de depender de un canal de televisión.   Formación, trabajo, constancia y diversión.   

 — ¿Qué palabra, diría usted, le regalaría una sonrisa a los venezolanos? 

— Rumbo al quiebre ( risas ) mentira. Es que cada vez que lo digo la gente se ríe. Yo creo que me ha ayudado mucho el aquí y el ahora porque no te hace añorar el pasado y tampoco estás pendiente del futuro, que genera ansiedad. Nosotros vivimos del presente y lo disfrutamos como podemos. El presente es la vida aquí y ahora. Eso nos ha ayudado mucho a ser felices acá. Para los que estamos aquí por convicción es más fácil que para los que se quieren ir y no pueden. A ellos les digo que traten de disfrutar lo que hay y conectarse con las cosas buenas. 

—  ¿Ha imaginado que Paulina decida ser humorista?  ¿Qué le diría si decide eso?

 — Sí  ( risas ). Esa es una posibilidad y la voy a dejar ser como a mi me dejaron ser en mi casa. A mi me ayudó mucho que mi familia, tanto mi mamá como mi papá, me apoyaron siempre en lo que yo quería ser y que fuera feliz. Yo voy a ser así con mis hijos, si eso los hace feliz, eso es. Y si deciden que es el humor, aquí van a tener todas las herramientas. Aunque yo creo que va a crecer cansada de los chistes y va a decidir ser bióloga marino o algo así ( risas ) . 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s